Líder mundial en generación de energía limpia y renovable

Meio Ambiente
RBI fortalece la presencia de Paraguay en la Red Mundial de Reservas de Biósfera de la UNESCO
Tamaño de la letra
05/07/2021

La Reserva de Biósfera ITAIPU (RBI) constituye uno de los 714 sitios de excelencia para la sostenibilidad, distribuidos en 129 países, que integran la Red Mundial de Reservas de Biósfera declaradas por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), considerando su importancia para el desarrollo sostenible.

Paraguay cuenta con tres reservas de biósfera reconocidas por la UNESCO, siendo ITAIPU la primera hidroeléctrica del planeta en lograr que sus reservas naturales sean área núcleo de una reserva de biósfera, lo cual refleja el compromiso medioambiental impulsado por la Entidad. La aprobación para ingreso de la RBI a la Red Mundial de Reservas de Biósfera se produjo en el año 2017. Antes, en el 2005, había sido admitido el Chaco, y – previamente- el Bosque Mbaracayú en el año 2000.

La Red Mundial de Reservas de Biósfera, del programa El Hombre y la Biósfera (MAB) de la UNESCO, consiste en una red dinámica e interactiva de sitios de excelencia para la sostenibilidad. Fomenta la integración armoniosa de las personas y la naturaleza para el desarrollo sostenible a través del diálogo participativo; el intercambio de conocimientos; reducción de la pobreza y mejoras del bienestar humano; respeto por los valores culturales y la capacidad de la sociedad para hacer frente al cambio, contribuyendo así a la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En consecuencia, la Red es una de las principales herramientas internacionales para desarrollar e implementar enfoques de desarrollo sostenible en una amplia gama de contextos.

La Reserva de Biósfera ITAIPU tiene una superficie superior al millón de hectáreas. Abarca la ecorregión del Bosque Atlántico del Alto Paraná, que es uno de los ecosistemas más importantes para la conservación de la diversidad biológica a nivel mundial, debido al elevado número y la gran riqueza de sus especies endémicas, así como a su cubierta vegetal primigenia. Alberga poblaciones de felinos en peligro de extinción, al igual que aves, como el pájaro campana, y grandes herbívoros como el tapir.

La población permanente de la reserva supera los 250.000 habitantes de 16 municipios de Alto Paraná y Canindeyú.