La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Medio Ambiente
Hace 38 años se formó el embalse de ITAIPU y se logró un exitoso rescate de animales
Tamaño de la letra
13/10/2020

El 13 de octubre de 1982 se cerraron las compuertas del canal de desvío de la Central Hidroeléctrica de la ITAIPU Binacional.  Desde ese momento, el río Paraná se transformó en un embalse, en el trecho Hernandarias - Salto del Guairá. De acuerdo con las indicaciones, el embalse debía subir desde la cota 110 a la cota 210 metros sobre el nivel del mar (msnm). Es decir, 100 metros. Este hecho implicó un gran trabajo de rescate para salvaguardar la gran variedad de especies de fauna silvestre del lugar.

La labor desarrollada no fue sencilla, relató el ingeniero Darío Pérez Chena, quien fue designado jefe del rescate faunístico. Si bien el 27 de octubre de aquel año ya se alcanzó la cota 210 msnm, el salvamento de la fauna siguió hasta el 2 de noviembre de 1982, fecha en que se retiró el equipo de trabajo. La operación fue calificada como un gran éxito, pues se rescataron 27.150 animales, los cuales fueron reubicados en nuevos sitios. Las especies incluían mamíferos, aves, reptiles y arácnidos.

Otro punto positivo fue el hecho de que 289 personas trabajaron directamente en el rescate y no se registraron bajas, todas volvieron a sus hogares. El número de animales salvados superó en gran cantidad a otros rescates realizados en América Latina. Por esa razón ITAIPU fue señalada como una entidad que logró elogios en el campo científico por la excelente tarea de salvamento, comentó Pérez Chena.

Mencionó que el personal responsable del operativo contaba con suficientes lanchas deslizadoras con motores fuera de borda, equipos de protección y otros elementos necesarios. Se instalaron seis campamentos y estaban distribuidos de la siguiente manera: Tatí Yupí (a cargo del ingeniero Dionisio González Delgado), Itabó (ingeniero agrónomo Carlos Giménez y subjefe el ingeniero agrónomo Eduardo Nery Huerta) y Limoy (ingeniero agrónomo Guillermo Ramos y subjefe el ingeniero agrónomo Pedro Calo).

También fueron montados puestos de comando en Itambey (ingeniero agrónomo Sindulfo Ortiz), en Carapa (ingeniero agrónomo Ramón Amarilla y subjefe el ingeniero agrónomo Lorenzo Ferreira) y en Yacaré Valija (Pérez Chena). El jefe de servicios veterinarios fue el Dr. Jorge Van Humbeck Busto. Participaron, además, médicos, enfermeros, radioperadores, tractoristas, choferes, guardias de seguridad, mecánicos, electricistas, bomberos y personal del servicio de alimentación.

La Dirección de Coordinación de ITAIPU fue la encargada del operativo y el director en ese tiempo fue el ingeniero Carlos Alberto Facetti, rememoró el ingeniero Pérez Chena. Comentó que la coordinación de los trabajos estuvo a cargo de la Superintendencia de Medio Ambiente y se desempeñaba como superintendente el ingeniero Hugo Enrique Gómez Miranda. También tuvieron activa participación los ingenieros Oscar Gulino, Carlos Tatton, Alfredo Agüero, Ricardo Barrios; y los arquitectos Eulalio Campos Cervera, Julio Pereira y Ernesto Meza Lagrave.

“Para mí fue un compromiso muy grande ser el jefe del rescate faunístico, pero la oportunidad de realizar un trabajo de esa envergadura fue única. Mis reconocimientos a los jefes que confiaron en nosotros y el agradecimiento sincero a todos los que directa o indirectamente aportaron para ese gran logro. Fue el acontecimiento más significativo de ese año”, concluyó el ingeniero Pérez Chena.