La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Institucional
A 42 años de una de las mayores epopeyas en la vida de la ITAIPU
Tamaño de la letra
20/10/2020

El día 20 de octubre de 1978 fue abierto el canal de desvío del río Paraná, que permitió secar un trecho del lecho original del río para que allí fuese construida la presa principal de hormigón de la Central Hidroeléctrica de ITAIPU Binacional. El desvío tenía 2 km de extensión, 150 metros de ancho y 90 de profundidad. Una proeza de la ingeniería que se había hecho realidad.

Se trata de uno de los acontecimientos históricos más importantes de la vida de ITAIPU, puesto que marcó una de las mayores epopeyas realizadas por paraguayos y brasileños, a lo largo de la historia de los dos países. El desempeño general de la estructura de desvío y su fundación fue satisfactorio y como se esperaba durante el construcción durante el primer llenado del depósito. La carga explosiva se colocó en agujeros casi verticales que se extendían desde la cresta del arco hasta su base. Las ataguías de arco fueron demolidas por explosiones en simultáneo y su demolición tardó 3 segundos.

El “Canal de Desvío del Río Paraná” constituye un hecho emblemático, realizado a través de gigantescas implosiones, que después de más de 4 décadas siguen retumbando torno a esta monumental obra que es considerada una referencia mundial en generación de energía limpia y renovable, y ejemplo en acciones socioambientales.

El desvío de caudal del río Paraná marcó un antes y un después en la historia del Paraguay, así como el río tomó un nuevo trayecto, el Paraguay también siguió un nuevo norte, que, gracias a esta monumental obra, trajo consigo desarrollo y prosperidad para la Nación.

Hoy, a 42 años de aquella hazaña, la ITAIPU Binacional recuerda con honor y gratitud a las personas que, a través de los tiempos, cooperaron en la construcción y mantenimiento de la represa, y también alienta a sus trabajadores que están y que vendrán, para que con sentido de pertenencia y dedicación a la empresa, prosigan, con esmero y honestidad, en la conservación de este valioso aporte del ingenio humano para el mundo.