La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Sala de Prensa
V Latinoware lanza software libre Brlix
Tamaño de la letra
31/10/2008

La V Conferencia Latinoamericana de Software Libre (Latinoware) también es un lugar de lanzamiento de productos. En el espacio para exposiciones, fue lanzado el Brlix, un software libre 100% brasileño, creado por profesores y alumnos de la Facultad Metropolitana de Guaramirim (Fameg), de Santa Catarina. La Latinoware es una iniciativa de Itaipú Binacional junto con la Fundación PTI, la Compañía de Informática de Paraná (Celepar) y el Servicio Nacional de Procesamiento de Datos (Serpro).

 

Hace cinco años, cuando el alemán radicado en Brasil David Emmerich Jourdain asumió el curso de Tecnología en Redes de Computadoras de la Fameg, se vio ante un problema: nadie sabía qué era software libre. Adepto de estos sistemas operacionales que tienen el código fuente liberado (es decir, posible de ser copiado y alterado por los usuarios), David tuvo que crear el propio software para enseñarles a los alumnos.

Nacía el Famelix, un software libre que ya es campeón de descargas. Según el sitio Código Livre.org, son más de 12,5 millones de descargas, más que el doble de todos los demás softwares sumados. Cinco años después, el Brlix surge con esa herencia y responsabilidad.

 

“Fundamos el Brlix porque el Famelix estaba muy unido a la universidad y no conseguíamos atender a las demandas del mercado”, explicó David. En 2008, él y tres alumnos más del curso crearon la empresa Epidemus (epidemia, en latín) para atender a las demandas de un software que se expande cada vez más – como sugiere el nombre de la empresa. La Epidemus se abre para el mercado, pero investigaciones siguen en la universidad, garantiza David.

Barra azul y botón verde        

 

David cuenta que las tiendas Casas Bahia, en Ceará, empezaron a instalar el software libre en las computadoras que vendían. “Ellos nos llamaron por teléfono pidiéndonos informaciones, no sabíamos que el alcance era tan grande”. Ya hay contactos de otras empresas como Nokia, para desarrollar sistemas para móviles, y el Grupo Positivo, para instalar el software en sus computadoras y laptops.

 

El éxito del Brlix se explica por una lógica que David aprendió cuando entró a Fameg: el usuario va a adherir al software libre por convencimiento, no forzado. Según él, el 90% de los usuarios de todo el mundo está acostumbrado con el estándar Windows. “No se puede competir, se debe adaptar”. El Famelix nació con la misma interfaz del sistema operacional de Microsoft.   

  

“Si ellos quieren la barra azul, el botón verde, la tierra de los Teletubies, nosotros les damos todo eso”. Con la misma “cara” del Windows, el Famelix quebró la resistencia por software libre. En las versiones actuales del Brlix, el sistema “imita” la interfaz de los recursos del Windows XP y del Windows Vista. Igualito, pero gratuito.