La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Energía
Un cuarto de la población no tiene energía
Tamaño de la letra
20/05/2008

Un cuarto de la población mundial (aproximadamente 1,6 mil millones de personas) no tiene acceso a la energía eléctrica y otros 2,4 mil millones de personas utilizan la energía de forma precaria. Con base en ese panorama, autoridades y especialistas de varios países participaron el lunes por la mañana de la conferencia “Tendencias de la Energía en el Escenario Global”, durante el Foro Global de Energías Renovables, en Foz do Iguaçu. La conferencia fue moderada por el secretario de Planificación y Desarrollo Energético del Ministerio de Minas y Energías - MME, Altino Ventura Filho.

 

Según el secretario del MME, Brasil ya garantizó la autosuficiencia de energía hasta 2030, dada la riqueza y la variedad de fuentes energéticas. Las fuentes renovables proporcionarán gran parte de esa autosuficiencia, estas fuentes corresponden al 46% de la matriz energética brasileña. En su presentación, Altino Ventura Filho mostró un histórico de la participación de las fuentes renovables en la agenda energética brasileña, desde el Proalcohol, en la década de 1970, hasta el Programa de Biodiesel.

 

“La producción de biodiesel no acarreará problema a la producción de alimentos”, destacó. “El aumento del costo de producción de alimentos ocurre por la subida del precio del petróleo.” Él informó que la experiencia brasileña con los biocombustibles está disponible para otros países.

 

Para Dimitri Piskounov, director del Programa de Desarrollo y División de Cooperación Técnica de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), la falta de alimentos tiene otras causas, entre ellas el desperdicio poscosecha. En países subdesarrollados, el 50% de los alimentos se pierde debido a la falta de infraestructura de transporte y de almacenaje.

 

Ante el número elevado de personas que no son beneficiadas con el suministro de energía eléctrica – el 80% de ellas viviendo en la zona rural de países pobres –, Dimitri cree que las fuentes renovables tienen el importante rol de suministrarles energía a esas personas. “La prioridad es suministrarle energía al sector productivo y acelerar la reducción de la pobreza”, afirmó.

 

El panorama de las diferentes energías renovables en América Latina y el Caribe fue tema de la charla de Carlos Arturo Flórez Piedrahita, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade). Según él, el potencial energético de la región es muy grande, pero se aprovecha poco: de los casi 660.000 MW de potencial hidroeléctrico, por ejemplo, solamente el 21% se convierte de hecho en energía. Hasta 2018, empujada por el sector industrial, la demanda de energía va a crecer un 78%, informó Piedrahita.

 

Paralelamente, la participación del petróleo en la matriz energética de la región se reducirá en un 42%, aumentando la importancia de fuentes como gas natural, biocombustibles e hidroelectricidad. “El aumento de la participación de las hidroeléctricas dependerá de la integración de los países”, avisó.

 

La participación de la hidroelectricidad tiene un gran rol en el panorama actual y futuro, cree Thomas Stelzer, subsecretario general para políticas de coordinación y asuntos entre agencias del Departamento Económico y Social de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Según él, las hidroeléctricas, esparcidas por 140 países, producen un quinto de la energía mundial. “Desde la década de 1990 se han construido hidroeléctricas menores. El principal objetivo es disminuir el impacto social y ambiental”.

 

La energía eólica fue tema de la presentación del presidente de la Asociación Mundial de Energía Eólica, Anil Kane. Según él, la creciente demanda mundial por energía hace con que la fuente eólica sea cada vez más deseada. Él comparó la energía eólica a la nuclear y a la fósil, destacando el costo de producción mucho más bajo de la primera.

 

Kane informó que, en el contexto mundial, el 61% de la energía eólica se produce en Europa. Pero América del Sur tiene un gran potencial para el uso de esta fuente alternativa. “Brasil y Argentina son bendecidos por la naturaleza. En un futuro cercano, esos países podrán producir energía sin derramar una única gota de aceite”, dijo.

 

Problemas específicos como el caso de las pequeñas islas también fueron tratados durante la conferencia. El presidente de la Alianza de los Estados de las Islas Pequeñas (Aosis), Angus Friday, destacó el rol de los cambios climáticos en la definición de una nueva matriz energética mundial. “uno de los cambios climáticos es el asteroide que puede destruir el mundo”, enfatizó Friday. Él recordó el año de 2004, cuando Granada fue devastada por el Huracán Ivan – el 19% de las casas, el 80% de la agricultura y el 70% de los barcos fueron destruidos. “¿Los países pueden entender lo que significa una devastación de esta magnitud?” Para él, los biocombustibles tienen un importante rol para disminuir los impactos del calentamiento global.

 

Las conferencias de la mañana terminaron con Christine Lins, secretaria general del Consejo Europeo de Energías Renovables, que presentó el panorama de Europa. Según ella, la energía renovable debe tener como base la trípode competitividad, seguridad de suministro y sostenibilidad.

 

“Europa cree que las fuentes renovables son las fuentes del futuro”, afirmó. El compromiso europeo es de que hasta 2020, el 20% de las fuentes de energía de Europa sean renovables. Para eso, informó Christine, se hará una inversión de 443 mil millones de euros hasta esa fecha.