La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Energía
Pequeñas usinas tienen potencial gigantesco
Tamaño de la letra
21/05/2008

Entre las diversas fuentes de energía renovable, las pequeñas centrales hidroeléctricas, o simplemente PCHs, fueron destaque este miércoles, en el Foro Global de Energías. A pesar de diminutas, las PCHs presentan ventajas inversamente proporcionales a su tamaño. Esas usinas fueron tema de la mesa redonda titulada “Pequeñas hidroeléctricas – Potenciales y oportunidades”, que reunió a especialistas de varias partes del mundo y fue moderada por el director técnico ejecutivo de Itaipú, Antonio Otélo Cardoso.

 
El debate fue marcado por la convergencia de opiniones y por el intercambio de experiencias. Estuvieron presentes Mentor Poveda, representante de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade); Firmino Mucavele, director ejecutivo de Nova Parceria para el Desarrollo de África (Nepad); Arun Kumar, director del Centro de Alternativas en Hidroenergía de India; Tong Jiandong, director general de la Red Internacional de Pequeñas Centrales Hidroeléctricas, de China; y Geraldo Lúcio Tiago Filho, secretario ejecutivo del Centro Nacional de Referencias en Pequeñas Centrales Hidroeléctricas (CERPCH).

Ventajas y ejemplos

 

Todos concordaron que el papel de las PCHs es complementaria al de las grandes usinas, y sobre las ventajas de esa fuente de energía. Entre ellas, la constatación de que, como operan a “hilo de agua” (no necesitan reservorios y son generalmente construidas en pequeños ríos), presentan también enorme potencial de explotación en todo el planeta. Y más: la construcción puede ocurrir en poco tiempo y con menor impacto ambiental; por no exigir equipos muy complejos, aprovechan la mano de obra y tecnología local; y, principalmente, descentralizan la producción lo que facilita la distribución de energía en locales más alejados. Entre los problemas a superar, están las dificultades de financiación y la eficiencia perjudicada por la variación en el volumen de agua (en función de los pequeños o ausentes reservorios).

 

Los ejemplos encantaron a la platea. Poveda hizo un panorama general de la hidroelectricidad en los 16 países de la Olade y presentó modelos exitosos de PCHs instaladas en comunidades totalmente aisladas, en los Andes, donde la energía difícilmente llegaría por medio de una gran usina. Entre ellos, la microhidroeléctrica de San Antonio de Lípez, en Bolivia, que genera 25 KW y beneficia a una pequeña comunidad indígena formada por 62 familias.

 

De la misma forma, Kumar y Jiandong hablaron de la práctica indiana y china, respectivamente, mientras Mucavele (en la foto a la derecha) resaltó la expectativa de difundir las PCHs en África. El continente enfrenta el problema de tener el crecimiento energético inferior a la tasa de natalidad. A pesar del bajo consumo per capita, dispone de recursos naturales adecuados a la profusión de esa fuente.

 

Crecimiento

 

En el mundo, las definiciones para caracterizar una PCH varían mucho. En Brasil, se considera pequeña hidroeléctrica aquella con capacidad instalada de 1 a 30 MW y con área de reservorio menor que 3 kilómetros cuadrados. En una escala de producción mucho menor, el funcionamiento básico de una PCH es semejante al de una gran usina: el agua gira los álabes de una turbina conectada a generadores que producen energía.

 

“A pesar de ser uno de los directores de la usina hidroeléctrica más grande del mundo, para mí es un honor poder participar de una discusión sobre las PCHs, pues Brasil está entre los diez países con mayor capacidad instalada en ese tipo de fuente”, dijo Cardoso durante el debate. De hecho, solamente en Brasil hay centenas de PCHs operando. Y la expectativa es de crecimiento rápido. Según el CERPCH, en fase de elaboración existen 220 proyectos en el país; ya en análisis, 268; y aprobados, esperando solamente el inicio de las obras, 247.