La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Energía
Hidroeléctricas deben apoyar fuentes renovables
Tamaño de la letra
21/05/2008

El debate “Condiciones de Mercado para la Energía renovable versus Combustibles Fósiles”, promovido hoy (martes) por la mañana, en el Fórum Global de Energías Renovables, en Foz do Iguaçu, presentó un nuevo panorama mundial con respecto al tema. Especialistas discutirán la viabilidad de la interconexión del sistema hidroeléctrico a las fuentes renovables de energía. 

 

Según los especialistas, el mercado mundial apunta para el camino de la sinergia del sistema hidroeléctrico a las fuentes renovables de energía. Brasil, en este contexto, aparece al frente de los demás países, con el 44% de la matriz basada en fuentes alternativas. El resto del mundo detenta sólo el 13,2% de energía renovable. Las fuentes no renovables - petróleo y derivados – suman el 87,8% de la capacidad productiva energética en el planeta. Brasil es considerado privilegiado al ofrecer espacio geográfico y climas adecuados para el desarrollo de fuentes renovables, como la energía eólica, geotérmica y los biocombustibles.

 

En un análisis global, la fusión de las tecnologías debe garantizar equilibrio ambiental entre la producción de energía y el impacto socioambiental, con vistas a reducir costos operacionales y la emisión de contaminantes a la atmósfera. El concepto es moderno dentro de las corporaciones del sistema eléctrico mundial. En él, los países superan el objetivo arcaico de las décadas anteriores de sólo masificar la producción energética al priorizar las relaciones sociales y de sostenibilidad económica de las regiones alcanzadas por la construcción de usinas.

 

Plataforma Itaipú

 

El director general brasileño de Itaipú Binacional, Jorge Samek, habló sobre las experiencias de la usina en este sentido. La empresa desarrolla en la región de la Cuenca del Paraná III, que abarca 29 municipios, el proyecto “Plataforma Itaipú de Energías Renovables”, como forma de promover la asociación con proyectos alternativos de producción de energía.

 

Una de las bases de la plataforma opera en el municipio de São Miguel do Iguaçu. Allá, los desechos de porcinos y aves de la Granja Colombari pasan por un biodigestor que los transforma en biogás. La energía producida sirve para el abastecimiento de la propiedad y también como fuente de renta, ya que el excedente de la energía se vende a Copel. La sobra de los desechos orgánicos tratados se vuelve fertilizante natural. “Promovemos el saneamiento ambiental de la región, al evitar que los desechos sean despejados en la naturaleza, garantizamos una nueva fuente de ingresos al productor y aseguramos la autonomía energética de la propiedad”, dice Samek. 

 

Itaipú mantiene además otro programa similar. En una pequeña estación de Sanepar, en Foz, las aguas servidas tratadas en la unidad también generan energía al producir gas metano, en un sistema perfeccionado en sociedad por las dos empresas. 

 

En otro frente, Itaipú trabaja en el proyecto de desarrollo del primer automóvil eléctrico brasileño, que no emite ninguna forma de contaminante atmosférico. “Debemos crear nuevas formas de generación de energía renovable, siempre con la preocupación de proteger al medio ambiente, manteniendo el equilibrio social”, resaltó Jorge Samek.

Energía sostenible 

 

Richard Taylor, director Ejecutivo de International Hydropower Association, cree que la combinación de energías debe ocurrir de manera sostenible. O sea, programas del género, evalúa, necesitan hacerse planificadamente, de manera que integren los recursos naturales y las tecnologías aplicadas para el desarrollo socioeconómico de los países. “Debemos preservar el compromiso de la sostenibilidad económica y ambiental”, dijo.

 

Tal sinergia, dice Taylor, ocurre en varias naciones, con la integración de fuentes renovables de energía como la eólica y geotérmica a las usinas de hidroenergía. Así, las hidroeléctricas deben operar como la principal matriz, apoyadas por los sistemas paralelos de producción energética. El analista apuesta, además, a la evolución del modelo de hidroenergía a través de la modernización de las tecnologías y de la reducción de costos operacionales. “Podemos reducir aún mas costos con el movimiento de re aparejamiento de las hidroeléctricas, que consiguen actualmente cada vez mayor aprovechamiento del agua utilizada para generar energía”, resaltó.

 

El gerente técnico Shree Govind, del Proyecto Binacional Pancheshwa, que prevé la construcción de una usina binacional en la frontera de la India con el Nepal, habló sobre la experiencia y las dificultades para la consolidación del proyecto. El debate ha sido bastante exacerbado en los dos países, principalmente en lo que se refiere a la cuestión en la legislación ambiental, a los impactos sociales en la región y al convenio firmado entre los ministerios de Minas y Energía de cada nación.

 

La visita a Brasil, según Govind, es bastante oportuna para conocer el Tratado de Itaipé, y entender el proceso de negociación política entre Brasil y Paraguay, en la década de 1970, para la construcción binacional de la Usina de Itaipú. “Es una oportunidad excelente en este momento en que discutimos la política hidroeléctrica de nuestros dos países” dice.

 

N.P. Singh, representante del Ministerio de Nuevas Fuentes Energéticas y Energías Renovables de la India, destacó la política de ingeniería jurídica de la Itaipú Binacional. “La creación de la empresa debería inspirarnos para el acuerdo con el Nepal en la construcción de la usina. Brasil es un ejemplo para el mundo y debemos seguirlo”, declaró.