La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Sala de Prensa
En el corazón de Itaipú: la U07 vuelve a 'pulsar'
Tamaño de la letra
03/04/2009

Son 11:36, jueves, 2 de abril. La unidad generadora 07 se reconecta al sistema. Después de 14 días en las manos de los ‘médicos’ del Mantenimiento, el 'corazón' de Itaipú vuelve a 'pulsar'. Cuatro minutos después, a las 11:40, la unidad alcanza su producción máxima de 710 MW y así continúa. La Operación entra en el mando. A las 11:55, a la U07 se la coloca en el modo de operación por el sistema digital Scada. Latiendo fuerte y en pleno vigor, el corazón 07 vuelve a producir energía al lado de las demás  unidades. 

 

El retorno de la unidad generadora para el control de la Operación es un trabajo minucioso – así como lo fue la programación para entregarla al Mantenimiento.

 

Una por una, las áreas dan baja en sus servicios y liberan los componentes de la máquina. Los cirujanos del Mantenimiento cumplieron su papel. Es hora de dejar que la máquina opere.

 

Después de las actividades en el tubo de succión y en la rueda de la turbina, se lacra nuevamente el área – con el llenado del tubo de succión, se retiró la plataforma usada en el rescate de los peces y en la inspección de la rueda. Un poco arriba, en la caja espiral, también se secan las pequeñas plataformas puestas sobre los ‘trépanos’ de la turbina. Las dos escotillas del tubo de succión y de la caja espiral, se vuelven a lacrar y así deben permanecer.

 

El agua sube por el corazón, llegando a la caja espiral. Seguro, escotillas cerradas. Con la presión ecualizada, suben los dos gigantescos stop-logs de bajamar. Mientras tanto, los radiadores se colocan nuevamente en el generador y se hacen las últimas inspecciones en aquella área. Se vuelven a colocar sellados los tapones rojos.

 

El equipo de la Operación entra en acción y verifica el trabajo hecho en los controladores de velocidad. Entrenan la abertura de las paletas por los brazos poderosos de los servomotores. Abre, cierra, abre, cierra. Todo en orden. El equipo hace la simulación de la vuelta de la máquina en la sala de mando de la parada. Son 17:20 del día 1º de abril, y los profesionales de la OPUO.DT están agitados. La simulación no encuentra fallas. La máquina está lista.

 

El montante de la planta, el equipo de los puentes y pórticos hace el trabajo paciente de levantar las compuertas stop-logs. Son siete segmentos divididos en tres partes – una válvula y dos conjuntos de tres segmentos. Todo el conjunto pesa 86 toneladas y pasa de los 14 metros de altura. En este momento solamente la compuerta de servicio barra el agua del reservorio.

 

La ‘sangre’ entonces corre por el corazón. Todo el conducto forzado se llena y la presión se ecualiza con el reservorio. La compuerta de servicios, finalmente se levanta haciendo que el agua del reservorio fluya nuevamente. El giro mecánico de la turbina se hace paso a paso. Abre las paletas, entra el agua en la rueda de la turbina. Diez, veinte, treinta, cuarenta por ciento de la velocidad hasta alcanzar el 100%. A las 08:32 del día 02 de abril la rueda alcanza su giro máximo. El corazón para, se hacen los nuevos ensayos, para retornar la producción. Las actividades del mantenimiento terminan a las 11:05. A las 11:36, la máquina recibe el alta. El corazón vuelve a latir.

 

Epílogo

 

Rutina de operación en la U07. La unidad está ahora operando vía Scada y la monitorean los ojos atentos del equipo del turno de la Operación de tiempo real. Con alarmas y dispositivos de supervisión en pleno funcionamiento, el personal de la Sala de Control Central puede hacer su trabajo: controlar y supervisar la producción. Pero, allá abajo, en la cota 108, sobre la tapa de la U07, técnicos del Mantenimiento y de la Operación están en movimiento. Cargan sus herramientas y se desplazan a la U04. Es el día 13 de abril, mantenimiento bienal en aquella unidad. El trabajo empieza nuevamente...