La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Sala de Prensa
En el corazón de Itaipú: la caja espiral
Tamaño de la letra
30/03/2009

La caja espiral de la unidad generadora es un lugar sin igual. Allí, en aquel gran tubo de casi 10 metros de diámetro promedio, el agua que baja por el conducto forzado gana más velocidad para hacer que la turbina gire. Algunas inspecciones en esta pieza fundamental de la hidroeléctrica son, pues, necesarias.

 

Parte del personal de mantenimiento hacía la inspección en los “trépanos” de la rueda de la turbina, mientras que el técnico de la empresa Engetintas, de Curitiba entraba al tubo que hace el drenaje de la caja espiral. El objetivo era verificar la eficiencia de un mantenimiento realizado en diciembre de 2007.

 

En aquel día se hizo la aplicación de la pintura interna de la tubería, con una pintura especial, a base de poliuretano.  

 

 

Para ver si la pintura de hecho está protegiendo el tubo, fue preciso separar una sección y entrar por el caño. Después de la inspección, todo en orden. La pintura hizo su trabajo.

 

Puerta de ingreso

 

Para llegar a la caja espiral, los técnicos usan una escotilla en la cota 86, usada sólo durante el mantenimiento. El resto del año lo mejor es que ella se quede bien lacrada. Es para esto que sirve el trabajo coordinado por el ingeniero metalurgista José Roberto Fagundes Nora, de la División de Mantenimiento Civil e Industrial (SMMC.DT).

 

El equipo de José Roberto trató de eliminar la corrosión de la puerta. Se preparó la superficie: se retiró la capa de pintura corroída y, enseguida, se aplicaron dos manos de una pintura especial. Al final del mantenimiento, se vuelve a cerrar la escotilla y se espera el retorno del funcionamiento de la máquina.