La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Sala de Prensa
En el corazón de Itaipú: el control de la máquina
Tamaño de la letra
31/03/2009

El atento lector debe recordar el mantenimiento del sistema controlador de velocidad –los brazos inertes de los servomotores, los cojinetes intermedios revisados uno por uno, el cambio de aceite. Pues para operar poderosos brazos y todo este conjunto es necesario un cerebro. Y él también pasó por la inspección en la parada de la U07. 

 

El regulador electrónico de velocidad es un juego de módulos electrónicos y circuitos que envía informaciones eléctricas para hacer con que los servomotores trabajen.

 

El ‘cerebro’ está conectado al sistema de transmisión. De acuerdo con la necesidad del sistema, este ajusta más o menos la carga a la máquina: servomotores en movimiento, abertura y cierre de paletas, más o menos agua en la turbina y por ahí va.

 

Para el mantenimiento del regulador, el equipo de la División de Mantenimiento Electrónico (SMME.DT) entró en acción. Ellos inspeccionaron toda la electrónica del control, ajustando módulos y dispositivos. “El mantenimiento preventivo evita la parada de la máquina por fallas”, afirmó el técnico especializado Emílio Carlos Ruiz, de la División de Mantenimiento Electrónico (SMME.DT). “Por eso, Itaipú alcanza todos los récords de disponibilidad de las unidades generadoras.”

 

Después de los ajustes, los técnicos hicieron un ensayo con todo el regulador. Un software haciendo el rol de sistema eléctrico y de unidad generadora, simuló las diferentes informaciones de frecuencia y potencia para verificar las respuestas del regulador.

 

Control de la máquina

 

El regulador electrónico de velocidad está en la cota 108, en el cuartel general de la parada de la máquina. Por allí, además, está todo el control de la unidad generadora, desde la conexión a tierra hasta la conexión con la subestación aislada a gas (GIS). Desde la puesta en marcha de la máquina hasta su parada para el mantenimiento.

 

El sistema de protección de la unidad, como se lo denomina, pasó por una revisión completa de sus circuitos electrónicos. Un software simuló todos los parámetros de falla de la máquina para verificar el funcionamiento de cada relé. Cuando el sistema vuelve a las manos de la Operación, debe estar en perfecto funcionamiento.