La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Becarios se comprometen con devolución social
Tamaño de la letra
21/05/2010

El Viceministerio de la Juventud y la Itaipu Binacional realizaron un encuentro, ayer jueves 20 de mayo, en la Universidad Católica de Asunción, con los becarios de la Binacional que recibirán sus títulos profesionales este año. Esta reunión sirvió para reflexionar sobre el método de la devolución social de las becas, mediante la participación en los Centros de Referencia Juvenil del Viceministerio de la Juventud (VMJ). El 28 de este mes es la fecha para la próxima reunión.

 

Según datos del Viceministerio de la Juventud, en Paraguay sólo 3 de cada 10 jóvenes que egresan de la educación secundaria tienen acceso a la universidad. Las políticas de juventud exigen un trabajo conjunto de las instituciones para promover la inclusión de más jóvenes en el sistema educativo; de tal forma a mejorar su calidad de vida  y la de sus familias.

 

La Itaipu, a través de su programa de responsabilidad social, entrega becas para jóvenes estudiantes desde el 2006. Unas 52 personas, de la primera  promoción de becarios, recibirán sus títulos profesionales este año. Una parte importante de los beneficiarios participó de la reunión y reflexionó sobre el trabajo que realizará en cada una de sus comunidades. Este compromiso de devolución  lo asumieron cuando iniciaron sus carreras, mediante el programa de becas otorgados por la Entidad.

 

Centros de Referencia Juvenil
Al finalizar el año 2010 se pretende dejar 17 Centros de Referencia Juvenil del VMJ instalados. Los becarios de Itaipu serán los primeros trabajadores voluntarios en los Centros de Asunción, Cordillera y Central. Con el tiempo se pretende instalar un centro en cada departamento del país.

 

“En dicho centro, se ofrecerán a lo largo del año, actividades varias donde los jóvenes profesionales en colaboración con otras personas y con el acompañamiento cercano del VMJ,  puedan ofrecer alternativas diferentes para los integrantes de la comunidad. Asimismo, los centros se constituirán en oficinas descentralizadas del VMJ, en donde los jóvenes podrán tener acceso a todas las informaciones. De esa manera, podamos generar  mayor vínculo con la comunidad y establecer claramente políticas dirigidas a la población joven”, refiere el proyecto.

 


Karina Rodríguez
La reunión tuvo la participación de la Viceministra de la Juventud, Karina Rodríguez, quien explicó sobre la importancia de buscar acciones orientadas a políticas más incluyentes y celebró la respuesta de los jóvenes al acudir a la reunión pautada.

“La educación universitaria debiera ser un derecho para todos y no para unos cuántos. Hasta hoy, el 97% de los jóvenes quedan excluidos del sistema educativo”, explicó Karina al tiempo de referirse a las becas como “un mal necesario.”  “Hablamos de un mal, porque es darle la oportunidad a unos y dejarles afuera del sistema educativo a otros. Para las becas de Itaipu 2010 fue muy doloroso el proceso de selección porque ¿cómo medís entre uno que tiene 5 y otro que tiene menos calificación, pero trabaja en un supermercado 12 horas y a la noche va al colegio?”, reveló Karina Rodríguez.



Luis Quevedo
Por su parte, Luis Quevedo, de la Unidad de Becas de la Itaipu, explicó que la Binacional está analizando la posibilidad de ayudar a los jóvenes con los costos que implicará los trámites de titulación de los 52 becarios de la primera promoción de egresados. “En ese sentido, vengo a traerles el mensaje de que existe toda la buena predisposición para ayudarles”, explicó Quevedo a los jóvenes.

 

FORMA DE DEVOLUCIÓN

Los jóvenes dieron su aprobación para participar en la devolución social mediante los Centros de Referencia. “Se pretende llevar acciones y coordinaciones desde el VMJ con otras entidades gubernamentales y no gubernamentales  para poder dar mayor participación y a la vez ofrecer alternativas varias en las localidades donde se referenciarán estos centros”, dice el proyecto, en referencia a este nuevo espacio.

 


Edgar Rivarola
Edgar Rivarola, uno de los referentes del equipo de trabajo para los becarios y becarias, explicó que el Retorno Social estará coordinado por representantes del Viceministerio de la Juventud y se adecuará al tiempo y a las posibilidades de los jóvenes. “La idea es que ustedes sean los monitores, los que acompañen a los becarios del 2010 de Itaipu; que son 2.800 beneficiarios, quienes también deberán elegir la forma de su devolución”, explicó.

 

Los becarios de Itaipu serán los primeros trabajadores voluntarios en los Centros de Referencias de Asunción, Cordillera y Central. Para aquellos que deseen obtener más datos pueden contactarse con la señora Tomasa Arrúa al teléfono 453841/3.

 

Está dispuesta al desafío


Mirna Charelo
Mirna Charelo vive en Villa Madrid, ciudad de Limpio.  Después de haber tenido ladrillos huecos apilonados como pupitre, una precaria terciada como pizarra y carbón como tiza; hoy es toda una profesional. “Si cuento mi historia es para un libro”, dice Mirna. Cuando terminó la secundaria quería estudiar psicología, pero terminó estudiando Ciencias Contables y Auditoría en la Universidad Americana. “Mi mamá siempre fue empleada doméstica y mi papá albañil. A diferencia de otros, mi mamá nunca quiso que nosotros –mis hermanos y yo- de niños trabajáramos en las calles y siempre nos alentó a estudiar para salir adelante”, recuerda.

 

Mirna quería estudiar psicología, pero iniciar los exámenes de ingreso le resultaba muy costoso. Un día, una de las patronas de su mamá comentó sobre las becas de Itaipu y acompañada por su madre fueron a probar suerte. “Ahora trabajo en un estudio contable, pero aún no puedo pagar los costos que implica la titulación, por eso es importante la predisposición que tiene la Itaipu de ayudarnos”, cuenta.

 

Un líder en su comunidad


Moisés Fernando Ibáñez
Moisés Fernando Ibáñez está preparando su tesis sobre “La rentabilidad de una empresa constructora por centro de costo”. Tiene 4 hermanos y afirma que la beca de Itaipu fue un gran incentivo para salir adelante con sus estudios. “Si no hubiera tenido la beca, quizás hubiera estudiado igual, pero hubiera sido más difícil”, afirma. Sobre la propuesta de devolución social, dice estar de acuerdo. “Claro que está bien, por que si el Estado invierte en nosotros, por qué no nosotros en la sociedad. Igual siempre trabajé y trabajo en mi comunidad” explicó al tiempo de afirmar que fue catequista de confirmación, miembro de la comisión vecinal y perteneciente a un partido político en la actualidad.

 

Es futura psicóloga


Karen Arzamendia
Karen Arzamendia es de Luque y cursa el quinto año de psicología clínica en la Universidad Autónoma de Asunción. Cuando egresó del Colegio Julio Correa de Luque, como una de las mejores alumnas, obtuvo la beca de Itaipu y hoy está a punto de recibirse. “Voy a hacer todo lo posible por devolver el conocimiento, ya que tuve la oportunidad de ser beneficiada por mis buenas calificaciones y mi esfuerzo por seguir manteniendo mi beca”, afirma Karen.

 

Más datos sobre las Becas
Las becas otorgadas por Itaipu Binacional son entregadas desde el año 2006. En principio, sólo contemplaba convenios con las universidades privadas y solventaba carreras que poco  tenían que ver con las necesidades más urgentes en el país en términos de capacidades y recursos humanos. Anteriormente, las carreras que la Itaipu financiaba eran Comercio Internacional, Administración de Empresas y Ciencias Contables en universidades privadas. En la actualidad las carreras más promocionadas son aquellas que puedan permitir el desarrollo de la comunidad como: enfermería, medicina, odontología, docencia, entre otras.

 

Los jóvenes de escasos recursos tienen pocas posibilidades de ingresar en las universidades privadas por el costo elevado que implica sostener la carrera. La dificultad que tienen en las universidades nacionales es que  el ingreso a las carreras tiene un cupo limitado excluyente y el examen es muy competitivo.

 

Para verificar que  los alumnos sigan cursando sus carreras de manera regular, Itaipu establece un convenio con la universidad y es a través de ella que se accede a la información sobre el rendimiento del estudiante, que debe mantener un buen promedio para seguir recibiendo la ayuda económica.

 

La beca asegura el costo de matricula, cuota y materiales. Sin embargo, no siempre alcanza para el alquiler. Las becas de Itaipu no contemplan el pago de vivienda o alimentación.

 

“Es necesario hacer una re-orientación de las becas. Itaipu debe concentrarse en atender a sus becarios, para que terminen y aprovechen la oportunidad”, refiere el Licenciado Alfredo Ojeda, encargado del área de becas.

 

Actualmente, la Entidad tiene nuevos criterios de evaluación para la adjudicación de las becas. Uno de los criterios de discriminación positiva son los cupos que existen para los indígenas; quienes no entran en competencia por notas, sino que existe un cupo de 10 becas. Además, otros criterios positivos dan posibilidades mayores a víctimas de la tragedia del Ykua Bolaños y a jóvenes provenientes del Chaco.  Los criterios generales de evaluación fueron establecidos por la Secretaría Técnica de Planificación.