La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Energía
Aneel aproba generación distribuida
Tamaño de la letra
20/05/2008

El director general brasileño de Itaipú Binacional, Jorge Samek, anuncia hoy, martes, en el Foro Global de Energías Renovables, en Foz do Iguaçu, que recibió del director general de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica, Jerson Kelman, la garantía de que el órgano federal va a aprobar el proyecto de Generación Distribuida (producción de energía junto a la unidad consumidora), modalidad que fue implantada y probada por la empresa en alianza con la Compañía Paranaense de Energía (Copel), en la región Oeste de Paraná. “El trámite del proyecto en Aneel ya caminó el 99%, faltando solamente algunas formalidades burocráticas que se concluirán dentro de 15 días”, conmemoró Samek, que recibió la noticia de Kelman ayer, por teléfono.

 

La Generación Distribuida es la modalidad de producción de energía que viabiliza la adopción de pequeñas unidades generadoras, con base en fuentes renovables. A pesar de haber un marco reglamentario para el tema (Decreto Federal 5.163, de 2004, y Norma Técnica 167 de Aneel, de 2005), faltaban estudios que establecieran parámetros operativos. Por eso, Itaipú y Copel se unieron para viabilizar ese tipo de generación en una granja de porcinos ubicada en São Miguel do Iguaçu. A partir del referéndum de Aneel, las empresas del sector eléctrico podrán comprar la energía producida en propiedades como esa.

 

En esa propiedad, la deyección de 3.000 porcinos se acumula en un biodigestor, donde generan biogás, que se utiliza para mover un motogenerador que abastece toda la infraestructura, incluso un conjunto de residencias. La energía excedente (en una semana de pruebas se generaron 380 megavatios/hora de sobra) se incorpora a la red pública gracias a un panel suministrado por Woodward y perfeccionado por Copel, que permite controlar el flujo de la electricidad entre las redes interna y externa. “El principal aspecto no es el energético, sino el económico, pues además de la economía en la cuenta de luz, el productor rural pasará a tener una nueva fuente de renta. Además de eso, esa modalidad tiene un gran potencial para incentivar la economía local, con la adquisición de productos y servicios”, añade Samek.

 

A partir de esa experiencia, Itaipú implantó, con otros aliados, otras unidades de ese género, como la Estación de Tratamiento de Alcantarillado Ouro Verde, con Sanepar, en la que las deyecciones del tratamiento generan energía, combinados con la instalación de paneles fotovoltaicos, para la producción de energía solar. También son aliados la Cooperativa Lar y la empresa Star Milk, ambas con proyectos de generación energética a partir de la biomasa residual de la actividad agropecuaria.

 

La principal ventaja del uso de biodigestores para la producción de energía es ambiental, ya que el proceso reduce en un 80% las cargas orgánicas de los efluentes. Y el proceso tiene como subproducto el biofertilizante, para que se use en la agricultura. “Uno de los grandes villanos del calentamiento global es el gas metano (CH4), resultante de las deyecciones de la pecuaria y también del alcantarillado urbano”, explica Samek. “Estamos mostrando las innumerables posibilidades que tenemos para producir energía limpia, probando que se puede compatibilizar crecimiento económico, generación de empleo y renta y preservación ambiental”.